PRIMERA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

PRIMERA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

La primera Inseminación artificial fue en Enero de 2018. Recuerdo la ilusión y los nervios por empezar el tratamiento.
El jueves día 4 fuimos a la clínica para que me hicieran una ecografía y tras ver que todo estaba bien, me dieron el ok para empezar con la medicación.
En éste caso la medicación que me pautaron fueron inyecciones de Menopur y para finalizar la de Ovitrelle, que es la inyección que desencadena la ovulación.

Recuerdo que la primera inyección me la pusieron allí ya que yo no sabía como me tenía que pichar ni como hacer la mezcla. Además no sabía el lugar exacto donde me las tenía que poner.

Cada día tienes que pincharte en un lado diferente y yo apuntaba cada día de que lado tocaba para no equivocarme con los nervios y lo pasaba fatal para pincharme. Además esas inyecciones a mi me escocían mucho cuando entraba el líquido. Eran engorrosas de poner porque venían por un lado los botecitos de polvo y por otro los tubitos con el liquido, por lo que había que hacer la mezcla primero con una aguja mas larga y después, cambiar la aguja por la mas corta que es con la que te la ponías en la barriga. El mezclar las dos cosas los primeros días me suponía pasar bastantes nervios por si se me caía o se me derramaba algo. Si hubiera sabido que me iba a convertir en una experta poniéndome inyecciones sola…

A la quinta inyección, el 9 de Enero, me hicieron la primera ecografía de control. Tenía dos óvulos madurando y me dijeron que dejara de pincharme hasta el viernes.
El viernes 12 fui a otra ecografía y me dijeron que ya no me pinchara mas y que el Domingo me pinchara el Ovitrelle por la mañana, para hacerme la inseminación el lunes.

El lunes a primera hora estábamos en el clínica para que mi pareja dejara la muestra de semen y nos fuimos a dar un paseo para hacer tiempo hasta las 12:30 que me hacían a mi la Inseminación.
La verdad es que ese rato de espera se hizo eterno, parecía que no pasaban los minutos. Finalmente a las 12:30 pasaba a la consulta de mi ginecólogo.
El procedimiento fue súper rápido. Me tumbé en la camilla habitual donde me hacía los controles de seguimiento y el ginecólogo introdujo la cánula con la muestra. He de decir que a pesar de que dicen que no duele nada, a mi me molestó.
A los pocos minutos de reposo tumbada en la camilla, me vestí y salimos de la consulta. Me comentaron que hiciera vida normal pero que ese día tuviera un poco de reposo relativo.
Me recetaron Utrogestán, que es progesterona , para tomar una cápsula por la mañana y otra por la noche. Y ya nada mas quedaba esperar que pasaran 15 días para hacerme un test de embarazo. Esa espera fue un horror…No corrían las horas, no pasaban los días..

Además es una espera rara porque te cuestionas todo lo que haces, si cargas peso o no, si haces mas actividad de la que debieras o no etc… Todo preocupa y la mente no descansa y eso por no hablar de que cuando se busca embarazo todo nos parecen síntomas …
El día 30 me hice el test y se confirmó mi peor miedo…Negativo.
Habíamos puesto todas nuestras ilusiones en ese viaje y no pudimos llegar. De nuevo tocaba parar en medio del camino.

Deja una respuesta