MI EXPERIENCIA EN LA SANIDAD PÚBLICA

MI EXPERIENCIA EN LA SANIDAD PÚBLICA

Voy a contaros mi experiencia en la Seguridad social con respecto a este tema para luego ya meterme de lleno en los tratamientos a los que me sometí en la privada.
Algunas de estas consultas se van mezclando en el tiempo con las del privado como veréis por las fechas, pero como aquí las visitas fueron pocas y malas, os las resumo de manera que os podáis hacer una idea del motivo de mis quejas.
Para empezar, no me ayudaron con el tema de que no me bajara la regla tras dejar la píldora. Como os conté, estaba super hinchada y molesta y me dijeron que simplemente esperara. El ginecólogo privado me mandó unas pastillas y al poco me bajó.

En los 2 primeros embarazos la matrona te cita y te abre una cartilla de seguimiento del embarazo pero no te hacen ninguna ecografía hasta el tercer mes del mismo.
En Marzo me realizaron el legrado que os conté en una publicación anterior y tras hacérmelo yo pedí que se me realizaran pruebas para ver de dónde venía el problema. El médico que me antendió me dijo que hasta que no se tienen 3 abortos no se hacen las pruebas …TRES!!! Increíble…Yo no daba crédito. De todos modos me citaron para Mayo para hacer la petición de dichas pruebas.

A finales de Mayo me dieron la cita para ir a la consulta y exponer mi caso en fertilidad para hacer la petición de mis pruebas y así poder localizar la causa de los abortos. Me dijeron que la petición quedaba hecha y que sólo quedaba que la aprobaran.

A principios de Abril empecé con dolores fuertes al respirar y presión en el pecho así que acudí al médico que me mandó hacerme un electro para descartar que no fuera nada grave. Me lo hicieron a últimos de mes y resultó ser que tenía una ansiedad enorme por todo lo vivido y me recetaron pastillas ansiolíticas que me negué a tomar, ya que además de que no me venían bien en una búsqueda de embarazo, yo estaba convencida de que podría salir adelante sin ellas. Lo que hice fue ir a un herbolario y comprar cosas para estar más calmada y positiva, pero todo natural.

En Mayo nos realizaron analíticas a mi pareja y a mí y además de eso, a él le mandaron un espermiograma.
Hasta Agosto no me llaman y yo pensaba que era ya para citarme ese mes pero no, era para decirme que hasta Septiembre no me daban cita en ginecología.

A mediados de Septiembre fuimos por fin a la consulta y nos dijeron que todas las pruebas estaban bien y que siguiera buscando embarazo por mi cuenta. Tan sólo me comentó que como opción, si me quedaba embarzada podía tomarme una pastilla de adiro al día durante el primer trimestre. Y quedamos pendientes de que nos dieran cita para fertilidad.
Es decir, que después de 2 abortos me dijeron que siguiera buscando como si nada y habiéndome hecho tan sólo una mísera analítica.

En Abril de 2018 ya, por fin nos citaron para la consulta de fertilidad. Nos pidieron analíticas y pruebas de serología a los dos y nos mandaron a casa porque hasta Junio nos dijeron que no estarían los resultados. Imagino que os estáis dando cuenta de los meses perdidos que llevábamos ya ahí…

En Junio vamos a consulta y ese día creo que fue uno de los peores de toda mi vida sin duda. Me topé con una inepta de las que les dan el título en una tómbola de feria y me pudo costar una depresión su diagnóstico. Al llegar nos dijo lo primero de todo que las analíticas estaban todas bien. Después me dijo que me iba a hacer una ecografía de revisión y me tumbó en la camilla y el explorarme veo que empieza a poner caras raras. Yo empiezo a ponerme nerviosa y busco la mirada de marido queriendo preguntarle qué es lo que sale en el monitor, pero él tampoco entiende qué es lo que pasa y de repente la médica ( por llamarla algo) me dice : » tu no puedes ser madre,tienes adenomiosis»… Me lo soltó así, tal cual os lo cuento. Yo arranqué a llorar y empecé a decirle que eso era imposible pero me lo confirmó volviéndome a repetir que sería un milagro teniendo eso que yo pudiera ser madre.
Aquí hago un parentesis para hablar de la privada , ya que nada más ocurrir esto fui corriendo a la clínica que me estaba llevando todo y me hicieron una eco en 5D y me vieron vascularizacion y todo lo que debían. Resultó que la mancha negra que esa mujer llamó adenomiosis, no era más que una cicatriz del legrado que me habían hecho. Esa fue la segunda denuncia que puse por escrito en ese hospital. Y ahora mi pregunta es , si yo no llego a tener dinero para irme a un privado, ¿qué hubiera pasado? , ¿ me cojo una depresión y me voy a mi casa a llorar meses?…Cada cual que saque sus propias conclusiones.

En Agosto nos llaman despues de más de un año de espera de la clínica especializada en tratamientos de fertilidad a la que nos derivaba la Seguridad Social. Pero cuál es mi sorpresa que solo me llaman para decirme que han recibido toda la documentación y que ya me llamarán para citarme en un plazo de dos meses.

En Octubre vuelvo a llamar a dicha clínica para ver qué pasa con mi cita y me dicen que tardarán aún en llamarme porque hay mucha lista de espera.
Finalmente a finales de ese mes me llaman para que vayamos a consulta. Expongo mi caso junto con todas la pruebas pero no vale de nada . Os cuento que a estas alturas yo ya sabía cual era mi problema, porque me había hecho ya por lo privado las pruebas, y sabía que necesitaba una prueba concreta que se llama DGP. Pues bien , esa prueba no la hacen por lo público y aún exponiendo mi caso, el tribunal médico no lo aprobó.

y ahí finaliza mi negativa experiencia por lo público, donde a parte de no hacerme apenas pruebas y tardar tanto tiempo, finalmente se limitaban a los casos «fáciles» y las cosas más complejas no las cubren.
Pero como os digo siempre, al fin y al cabo, sólo es mi opinión.

Deja una respuesta